Huerfanos #1117, oficina 1020, Santiago, Chile contacto@miderecholaboral.cl Celular +56 9 5382 1428
Discriminación Laboral en Chile – Todo lo que debes saber

Discriminación Laboral en Chile – Todo lo que debes saber

¿Qué es la discriminación laboral en Chile? ¿Cómo saber si estoy siendo discriminado y cómo puedo defenderme? Aunque suene del siglo pasado esto sigue ocurriendo, tanto con personas de nacionalidad chilena como extranjeros. Atentos a este artículo en el que les explicaremos todo lo que deben saber sobre la discriminación en el trabajo.

¿Qué es la discriminación laboral?

Para entender la discriminación laboral, primero debemos entender el concepto de discriminación y libertad que establece la ley chilena. ¿Qué dice nuestra constitución al respecto? Dice que todas las personas son iguales ante la ley; dice que no hay personas ni grupos privilegiados; y dice que ni la ley ni la autoridad podrán establecer diferencias entre las personas.

Qué es la discriminación laboral

Ya sabemos que somos todos iguales, pero ¿cómo se ve reflejado esto en el trabajo? Simple, tomando lo anterior y sumado a lo que dice nuestro código del trabajo, queda establecida la prohibición de contratar o despedir a alguien por razones que no se basen en sus talentos y capacidades personales.

¿Qué no es la discriminación laboral?

Este punto también es clave y servirá para reforzar aún más el concepto de discriminación. ¿Cuándo NO existe discriminación en Chile? Cuando hay una diferencia entre dos o más trabajadores, pero no por un acto discriminatorio, si no más bien por las capacidades, experiencia, estudios y talentos de cada uno y que puedan ser útiles para el cargo o la empresa.

Un ejemplo de esto es cuando una persona es contratada sobre otra por ejemplo por tener cierta licencia de conducir que le permitiría realizar el trabajo. Aquí sí hay una diferencia entre dos personas, pero la diferencia se da porque una de estas personas tiene una capacidad específica que le permitirá realizar la labor.

Qué no es la discriminación laboral

Otro ejemplo es la experiencia. ¿puedo contratar a alguien basado en sus años de experiencia? ¿sería discriminación? No, no sería discriminación ya que más años significan más capacidades y por lo tanto ciertas habilidades asociadas.

Otro ejemplo típico es cuando hay un ascenso dentro del trabajo, pero porque la persona se perfeccionó por ejemplo en ciertas herramientas computacionales que le permiten usar un nuevo cargo y desarrollar nuevas funciones. Aquí nuevamente hay diferencia entre dos o más personas, pero por capacidades específicas y no por características personales.

Actos discriminatorios

Ya sabemos qué es la discriminación laboral y qué no es la discriminación laboral pero si nos vamos a lo específico, ¿qué actos serían discriminatorios? La lista podría ser interminable, así que enumeraremos los principales actos de discriminación en Chile:

  • Discriminación por color o raza.
  • Discriminación por sexo (femenino, masculino, indeterminado).
  • Discriminación por opinión política.
  • Discriminación por estado civil.
  • Discriminación por sindicación (pertenecer a un sindicato).
  • Discriminación por religión.
  • Discriminación por opinión política.
  • Discriminación por orientación sexual.
  • Discriminación por apariencia personal.
  • Discriminación por origen social.
  • Discriminación por enfermedad o discapacidad.
  • Discriminación por apariencia.
  • Discriminación por antecedentes económicos (DICOM).
  • Discriminación por antecedentes penales

Tipos de discriminación laboral

Ya sabemos qué es la discriminación laboral, que no es la discriminación laboral y qué argumentos caen dentro de la categoría de discriminación, pero ¿qué tipos de discriminación existen en el trabajo? Lo revisamos.

Discriminación laboral Pre-ocupacional

La discriminación laboral pre-ocupacional ocurre antes de que se contrate a la persona, cuando se publica un aviso de trabajo para buscar a un empleado (trabajador). ¿Qué dice la ley al respecto? Dice que son actos de discriminación las ofertas de trabajo que señalen como un requisito para postular argumentos como el color, la raza, la apariencia, el origen social y todas las que vimos más arriba en este mismo artículo.

Discriminación laboral pre ocupacional

Junto con lo anterior hay algo aún más específico: ningún empleador podrá condicionar (dejar de contratar) a una persona por no tener al día sus obligaciones económicas. ¿Qué quiere decir esto? Que no podrán dejarte fuera de un trabajo por tener deudas o tener DICOM. Tampoco podrán pedirte estos certificados cuando postules al trabajo.

También te puede interesar: ¿Puedo perder un trabajo por estar en DICOM?

Discriminación laboral ocupacional

Esta discriminación es muy similar a la anterior, pero ocurre cuando la persona ya está contratada, es decir cuando está trabajando para la empresa.

Discriminación laboral ocupacional

Es fácil reconocerla y se da principalmente cuando una persona se le limita (no se le permite) el acceso a capacitación, ascensos (nuevos puestos de trabajo), no tiene una remuneración equitativa por realizar las mismas funciones o sus condiciones laborales son distintas a las de sus compañeros. Por supuesto que todo lo anterior basado en un criterio discriminatorio como los que mencionamos más arriba.

¡Ojo! Podría ser también que estés desarrollando las mismas funciones por un menor sueldo y no encuentres ningún argumento discriminatorio (raza, color, sexo, etcétera), pero este hecho de por sí ya sería discriminación y podrías defenderte.

Discriminación laboral post-ocupacional

La discriminación post-ocupacional ocurre cuando eres despedido por un acto discriminatorio, los mismos que vimos arriba: sexo, religión, apariencia, estado financiero (dicom), etcétera.

Discriminación laboral post ocupacional

¿El problema de esto? Tu empleador no te lo dirá directamente, invocará una de las causales de despido (necesidades de la empresa por ejemplo) y se justificará bajo ese concepto. ¿Qué hacer entonces? Deberás armar un caso y conseguir pruebas (lo explicaremos más adelante).

¿Cómo reconocer una discriminación laboral?

Es difícil reconocer una discriminación, pero es clave saber hacerlo para que puedas defenderte. No podemos tocar todos los ejemplos, pero sí veremos los más comunes:

  • Eres una mujer, estás desarrollando las mismas funciones dentro de una empresa, pero ganas menos.
  • Entra un nuevo trabajador a la empresa a desarrollar tus mismas funciones y con mejor sueldo.
  • Eres extranjero y te pagan menos que a los chilenos.
  • En el aviso de trabajo piden que la persona tenga cierta edad (mayores de 30 años), que tenga buena presencia, una estatura determinada, etcétera.
  • Te despidieron por necesidades de la empresa y en menos de 60 días contratan a otra persona para tu mismo puesto.

¿Qué hacer frente a una discriminación laboral?

Para defenderte frente a una discriminación laboral tienes dos etapas: ir a la Inspección del Trabajo para que tomen las medidas y si no funciona, interponer una demanda en contra de tu empleador. Veamos cómo funciona cada una.

Acciones por discriminación pre-ocupacional

Si te enfrentas a una discriminación pre-ocupacional (aviso de trabajo),  deberás ir a la Inspección de Trabajo y realizar ahí una denuncia. Recuerda llevar la oferta laboral que publicó la empresa ya que ahí estará la prueba del acto discriminatorio.

Qué hacer frente a la discriminación laboral

Tras la denuncia, la Inspección del Trabajo tomará medidas y la empresa arriesga graves sanciones (las veremos más adelante). Aquí, tras las sanciones, se cerrará el caso. No te darán el puesto de trabajo ni tampoco una compensación económica.

Acciones por discriminación ocupacional

Si la discriminación es ocupacional (durante el trabajo), entonces lo primero será revisar el reglamento interno y ver si hay algún protocolo dentro de la empresa para enfrentar estos casos. De ser así, deberás regirte en primer lugar por ese reglamento y hacer lo que ahí diga (presentar una denuncia a recursos humanos por ejemplo).

Si no existe una normativa, entonces deberás acudir (por escrito) a tu supervisor o a la máxima autoridad de la empresa para que tome cartas en el asunto. Cuando nos referimos a por escrito, es redactar una carta (puedes asesorarte con un abogado o hacerlo por ti mismo) e indicar en esa carta que estás sufriendo de discriminación y explicar los motivos.

Acciones legales frente a la discriminación laboral

Si tu supervisor es quien genera la discriminación o si no toma acciones luego de que presentaste la carta por escrito, entonces deberás ir a la Inspección del Trabajo y realizar una denuncia formal. ¿Qué hará la Inspección del Trabajo? Hará una investigación, recolectará antecedentes y tomará una decisión respecto a lo que está ocurriendo en la empresa (citará a ambas partes a declarar).

Tras la investigación, que lo más probable es que sea favorable, la empresa deberá tomar las medidas anti-discriminatorias que la Inspección del Trabajo ordene. Aquí podría ser igualar el sueldo por estar realizando las mismas acciones.

Sanciones por la discriminación laboral

Ahora bien, si la empresa no toma las medidas correspondientes, tendrás que seguir luchando. ¿Cómo? En primer lugar acudir nuevamente a la Inspección para que le cursen una multa por no tomar medidas respecto a la discriminación vivida y como segundo punto, demandar a tu empleador en los tribunales de justicia (demanda laboral).

Con la demanda realizada y si sale todo a tu favor (así debería ser ya que en e derecho laboral casi siempre el trabajador tiene la razón), entonces te corresponderá una compensación económica (el monto lo veremos más adelante en este mismo artículo).

Acciones por discriminación post-ocupacional

Por último, si la discriminación fue post-ocupacional (despido discriminatorio), entonces deberás ir directamente a la Inspección del trabajo (lo mismo del punto anterior) y asesorarte con un abogado para presentar una demanda y recibir las compensaciones que te correspondan.

La inspección multará a la empresa y tu abogado conseguirá una compensación económica. Son caminos distintos

Plazos para defenderte

¡Ojo con este punto! Ya sea una discriminación pre-ocupacional, ocupacional o post-ocupacional, tienes un máximo de 60 días hábiles para defenderte. Pasado este tiempo, no podrás hacer nada. Graben esta frase: 60 días hábiles para realizar cualquier acción legal o cualquier denuncia por discriminación en la Inspección del Trabajo.

¿Cómo se comprueba la discriminación laboral?

Ya sabemos qué hay que hacer frente a la discriminación laboral, pero ¿cómo lo pruebo? Nuevamente lo dividimos en los 3 tipos de discriminación laboral que existen.

Si el caso de discriminación es pre-ocupacional, entonces la prueba será el aviso de trabajo publicado por la empresa (se necesitan personas de sexo masculino, personas de religión católica, personas de nacionalidad chilena, etcétera).

Cómo probar la discriminación laboral

Ahora bien, si es ocupacional o post-ocupacional, es mucho más difícil. ¿Por qué? Porque tu jefe, supervisor o empresa nunca dirá explícitamente que está haciendo diferencias en base a tu sexo, orientación política, raza, etcétera. Entonces ¿cómo puedo probar que esto está ocurriendo?

Deberás armar tu caso. Deberás juntar pruebas (si es que las hay) y que pueden ser correos, whatsapp, documentos (liquidacion de sueldo), cpntratp de trabajo, mensajes de texto o cualquier otra información directa que hable o compruebe un acto discriminatorio en contra tuya.

Pruebas de la discriminación laboral

Pero ¿qué hacer si no tengo pruebas? Entonces los testigos serán claves. Si logras conseguir testigos que acrediten estos actos discriminatorios y que estén dispuestos a declarar, entonces tienes un caso a favor. Recuerda que para la Ley dos testigos son suficientes para acreditar un hecho.

Ojo, el empleador también llevará a sus testigos y presentará sus pruebas, pero si realmente sufriste discriminación laboral, primará el criterio del juez quien muy probablemente te dará la razón.

Sanciones para la empresa

Si fuiste discriminado, por ejemplo te pidieron tu DICOM, y la Inspección del Trabajo falla a tu favor, entonces la empresa que cometió el acto discriminatorio se arriesga a las siguientes multas:

  • Micro y pequeñas empresas (hasta 49 trabajadores): 10 UTM – aproximadamente $460.000
  • Empresas medianas (hasta 199 trabajadores): 40 UTM – aproximadamente $1.800.000
  • Grandes empresas (más de 200 trabajadores): 90 UTM – aproximadamente $9.000.000

Compensación por discriminación laboral

Llegamos al último punto. Fuiste discriminado, acudiste a la Inspección del Trabajo, multaron a la empresa, pero aún así sientes que no es suficiente. ¿Qué puedes hacer entonces? Demandar a la empresa que te discriminó.

Compensacion económica por discriminación laboral

De ser así (si realizas una demanda), podrías recibir una compensación económica de entre 6 y 11 veces tu sueldo mensual. Ojo con esto ya que es una excelente cifra y se sumará a todo lo que te deba la empresa (indemnización, mes de aviso, sueldo pendiente, cotizaciones, etcétera).

Como ves, los actos discriminatorios no sólo está penados por ley, si no que también existen beneficios para el trabajador que los sufre.


¿Te ha servido este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(1 votos - promedio: 5.00 de 5)

Loading...
0 Shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *